Un vacío


Vivimos tan corto espacio de tiempo sobre este planeta que cada uno de nuestros pasos debe estar encaminado a construir más y más el espacio soñado de la utopía, construyámoslo conjuntamente: es la única manera de hacerlo posible.
César Manrique

Algunas de las personas que me leen no conocerán a este hombre que murió hace 20 años en un accidente de carretera en la isla que lo vio nacer: Lanzarote. César creció bañándose en el Charco de San Ginés y en la playa de Famara. Haber nacido en una isla chiquita no fue impedimento para finalizar sus estudios en la Academia de Bellas Artes San Fernando en Madrid, ciudad en la que vivió durante casi veinte años, fundar la primera galería de arte no figurativa de España y exponer su obra en Nueva York, Río de Janeiro, Buenos Aires, Montevideo, Lima, Santiago de Chile, Valparaíso, Bogotá, Friburgo, Basilea y Munich, entre otras ciudades.

Este visionario del paisaje, marcha en 1964 a Estados Unidos invitado por Nelson Rockefeller que ya había adquirido algunas obras suyas. El artista vive en Nueva York durante un par de años para regresar definitivamente a su pequeña y amadísima Lanzarote en 1966 con la firme intención, según sus propias palabras, de convertir la isla en uno de los lugares más hermosos del planeta, dadas las infinitas posibilidades que tiene. En este momento Lanzarote inicia su desarrollo turístico. No olviden que estamos en 1966 y aún no se ha comenzado a hablar de ecología y medio ambiente pero César no descansa en la promoción de un modelo sostenible de intervención en el territorio para salvaguardar su patrimonio natural y su cultura; dicho modelo fue determinante para que veintisiete años después, Lanzarote fuese declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO. César sabía que su isla, alcanzaría esa declaración pero no pudo verlo con sus propios ojos.

Los que han visitado Lanzarote, seguro que han oído hablar de César Manrique, ya que su estética y su manera de entender el entorno hacen acto de presencia en todas partes. Si quieren saber de lo que hablo, pinchen aquí

Finalizo con un recuerdo: hace (no, no, no puedo decir la cantidad enoooooooooorme de años que hace, porque es una cifra escandalosa) muchos años, viviendo aún en Lanzarote, el Instituto en el que estudiaba  se encontraba muy cerca de un Centro Cultural creado por él, hablo de El Aljibe, un espacio ubicado en una casa de dos plantas en pleno centro de Arrecife que albergaba la sala de exposiciones en el antiguo aljibe de la casa, lugar en el que en otro tiempo se recogía el agua procedente de la lluvia o en la que se depositaba la que previamente se había comprado para luego ser consumida. Tuve oportunidad de ver importantes exposiciones, obras de teatro, recitales de poesía e interesantísimos debates, pues se reunía allí la pléyade que recalaba por la isla. De todo ello tengo claros recuerdos pero ninguno tan nítido como un retrato expuesto en una retrospectiva dedicada al artista en la que César  había dibujado a su hermana siendo ésta aún una adolescente. El retrato estaba hecho a lápiz y el tamaño no excedía al de un folio, pero me impresionó tantísimo aquella facilidad de trazo, aquella claridad de luces y sombras que no he podido olvidar aquel dibujo.

Espero no haberme extendido demasiado en esta entrada, no me gusta hacerlo, pero los veinte años de orfandad que llevamos a cuestas desde su muerte no podían pasar desapercibidos a mis ojos.

Cambiando de tema, hoy quiero recordarles lo que en su momento hablamos aquí. Ahora les dejo con un vídeo enviado por Gustavo. Suban el volumen, retiren la silla porque es para mover el esqueleto y marcarse unos pasitos...





Intenten vivir la vida con garbo y alegría.

No frunzan el ceño; 
en su lugar,
guiñen un ojo o 
lancen un beso...

10 comentarios:

Ligia dijo...

Se merece todos nuestros recuerdos. El video excelente. Abrazos

Milena - en danza dijo...

Tus palabras son un bonito homenaje a César Manrique. Un gran-gran Artista, su energía persistirá por siempre en la isla.
Mil gracias por los vídeos, he disfrutado con Julio Bocca y con el marchoso Islandia!
Un abrazo!

Srta. Moneypenny dijo...

Tengo en casa un cuadro de él (una copia claro :) y es que yo Lanzarote lo considero mi residencia de verano, y me gusta pq no pago hipoteca (la pagan mis cuñados jejej) y adoro a Cesar y su casa, esa piscina con el ojo del pez, que grande¡¡¡ Me encanta Cesar Manrique.
Besos, buen finde y buen video super positivo y superhappy.

BLOGOSFERIA dijo...

Me ha encantado el video..ahora lo pongo otra vez y lo bailo!!Alegra a cualquiera!!Que belleza de paíss!!bss!

Laü x bulubú dijo...

uau cuanto crochet y con lo que a mi me gusta! Si querés pasar por mi blog es bulubu.blogspot.com
besos!!!

Andromeda dijo...

Me ha encantado que este post haya sido dedicado a César, siempre que puedo acudo a la fundación para disfrutar de los tantos eventos que se organizan, es una fuente de cultura pero he de confesar que me gusta visitar el lugar por la nostalgia que siento, sin duda Lanzarote perdió un padre que hacia todo cuanto podía para protegerla y defenderla. Espero que nunca desaparezca del todo la herencia que nos dejo. El video del baile me parece la guinda de un maravilloso viernes, comenzamos bien el fin de semana. Besos.

Yeka dijo...

Me encantan los homenajes a personas como el que mencionas, César Manrique, muy lindo lo que cuentas.Ha valido la pena cada letra leída! Un abrazo

Rocio @ Casa Haus dijo...

Me encantó conocerlo a través de tu reseña! La cita que pusiste al principio es verdaderamente hermosa... y la del final también! Feliz fin!

montse llamas-artsandcats dijo...

Muchas gracias por recordarnos a César Manrique. Era un artista con un punto de vista muy personal y un poco a contracorriente. Por eso me gustaba...

montse llamas-artsandcats dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.