Soy un animal

Soy un animal.
Somos animales;

 espero que nadie se sienta insultado porque con esta afirmación no quiero ser ofensiva, de hecho, tiene muchos lados positivos, por ejemplo, como cualquier animal tenemos posibilidades de cambiar de hábitos con suma facilidad.

Sólo trato de animar al cambio, al cambio para mejorar y reducir impactos negativos.
Hagamos caso a la máxima de cualquier hábito puede ser cambiado a través de la acción repetida de uno nuevo, con lo cual, creo que podemos dejar de fumar, de "devorar" nuestras uñas, abandonar la vida sedentaria, algo tan simple como el trayecto para regresar a casa o incluso lo que parece más difícil: desterrar pensamientos que nos hacen sufrir.

Sólo necesitamos de nuestro cuerpo y nuestra mente.
Hacer que ambos se quieran, trabajar en ese sentido porque entre ellos hay una buena interacción:
Si respiro y relajo mis músculos empujo mi cerebro a pensamientos relajados y positivos.
Si estoy estresada y tenso mi musculatura, mi cerebro me responde con pensamientos pesimistas.
Con los años hemos ido reforzando nuestra conducta
Es así, no hay más.

Propongo respirar profunda y lentamente, relajar los músculos de la cara, aclarar la mente de ansiedad, centrarnos en la respiración, en el presente, en el ahora mismo.
Hemos de buscar nuestro propio bienestar.

Empecemos, 
si sonrío, todo mejora.
Sonrío, entonces...

Buen día.






8 comentarios:

Ligia dijo...

Sonreir... y aguantar la sonrisa todo un día... toda la semana... todo el mes... toda la vida. Abrazos

Estrellita Pequeña dijo...

Sonriamos!! Buen día!

BLOGOSFERIA dijo...

Así es lo que dices.
Besos!

BLOGOSFERIA dijo...

Así es lo que dices.
Besos!

Milena dijo...

Respiraciones profundas... Y mil sonrisas!

Besos

Yeka dijo...

Nadie debería sentirse ofendido, somos animales, es nuestra condición natural :)
Y siguiendo su consigna srta. md. sonriamos hasta que nos duelan las mejillas.
Abrazo!

Dezazu dijo...

Bonito post!!besos

Montse Llamas dijo...

Me viene al pelo lo que dices hoy, que mi cabeza le ha dicho a mi espalda: hoy no te mueves!