A veces es mejor un par de ojos que un par de manos...

Hace algunos meses les enseñé un bordadito que tenía entre manos y que ha ido lento por varios motivos, entre otros porque el día cuenta sólo con veinticuatro horas (es una pena).Ya está casi acabado aunque he tenido mis "altibajos" y en varias ocasiones he tenido que deshacer y volver a empezar.
Quería enseñar lo último que deshice por consejo de una persona que ni cose, ni borda, con lo cual deshice siguiendo indicaciones de alguien que supuestamente, entiende menos que yo pero que desde luego ha demostrado que ve más y mejor. 

La historia es la siguiente: 
así iba el bordado hasta que se lo enseñé.



Y el  "no entendido en la materia" me dice: 
Tu ciervo está enfadado. Yo le quitaría las cejas y rellenaría la nariz
Le hice caso.




No es ninguna obra de arte pero al menos no está enfadado.
¿No opinan igual?

Todo mi agradecimiento para "el no entendido" al que pido consejo de vez en cuando 
para este tipo de asuntos y otros tantos.

Hay gente con una visión muy certera.

Les deseo un estupendo fin de semana.
Yo ahora mismo estoy bailando...




6 comentarios:

Ligia dijo...

Totalmente de acuerdo. Con una simple corrección, cambia la expresión de enfado. El "no entendido" sabe mucho... Abrazos

La Gazza Ladra dijo...

Te está quedando muy bonito... En breve, el resultado final :)

Besitos

Yeka dijo...

Según mi propia experiencia, los no entendidos en materias a consultar siempre son certeros y útiles. Y es que no todo es mirada técnica, en gran parte lo que podemos hacer requiere una mirada desde la sensación y la impresión.
Concuerdo con este no entendido, se ve no sé si dulce tu animalito ciervo; pero sin duda amistoso :)

Estrellita Pequeña dijo...

Está re lindo!!! Me gusta!

Patri dijo...

Es lunes deseo que hayas tenido buen finde... Me fascina la historia tras el ciervo y por supuesto que seas una caja de sorpresas y le des a todo.

¡Buenos deseos para la semana!

Montse Llamas dijo...

Muy buena indicación, sí, sí. Es normal que a veces nos dé la mejor indicación el que parece que menos sabe. La mirada fresca puede servir tanto como la experiencia. Y a mí me pasa que cuando llevo mucho tiempo mirando una obra, pierdo la referencia y se me pasa por alto lo más importante.