Si quieres, puedes

Claro ejemplo de que si quieres, puedes es Misty Copeland


Se las ingenió para poder pagar las clases de ballet a las que comenzó a asistir con 13 años, supuestamente demasiado tarde, pero nunca es demasiado tarde, a los 15 ya había ganado el primer lugar en los Premios Spotlight Music Center. En la actualidad es solista del American Ballet Theatre; ha sido considerada un prodigio, entre otras cosas porque a los tres meses de comenzar las clases de ballet se alzó sobre sus puntas augurando cuál iba a ser su futuro.





Vídeo promocional de Under Armour.




Espero que pasen un feliz día.
Ya saben, a bailar que nunca es tarde.



4 comentarios:

BLOGOSFERIA dijo...

Madre mía que tensión de piernas en su máxima expresión!

Ligia dijo...

Aunque no tiene el cuerpo típico de una bailarina de ballet, es una pasada la musculatura y el solo que se marca... Abrazos

Dezazu dijo...

Vaya cuerpo mas trabajado!!besos

Montse Llamas dijo...

Qué poderío transmite esta mujer y su impresionante cuerpo!